Aviso:

M.R.M.S. no es una guía de senderos, es responsabilidad suya el realizar algo de lo aquí expuesto, si ese es su deseo, póngale sentido común e infórmese con todo detalle.

sábado, 7 de septiembre de 2013

Pasarela de La Cerrada

                      Supongo que es difícil ver tanta belleza en tan corto espacio. Una ruta de poco de mas de dos kilómetros por la Villa de Castril, con una de las mas impresionantes cerradas que he visto en mi vida.
              


A los pies de Castril, su hijo adoptivo Jose Saramago en un parque que tiene el sugerente nombre de "Paseo de la Voz Dormida" y donde Jose en el día de su inauguración descubre una placa con un extracto de su discurso de recepción de Premio Nobel, que dice:

La Arboleda Perdida de Jeronimo Melrinho y Josefa Caixinha

Muchos años después, cuando mi abuelo ya se había ido de este mundo y yo era un hombre hecho, llegué a comprender que mi abuela, también ella, creia en los sueños. Otra cosa no podia significar el que, estando sentada una noche, ante la puerta de su pobre casa, donde entonces vivía sola, mirando las estrellas mayores y menores de encima de su cabeza, hubiese dicho estas palabras: "El mundo es tan bonito y yo tengo tanta pena de morir". No dijo miedo a morir, dijo pena de morir, como si la vida de pesadilla y continuo trabajo que habia sido la suya, en aquel momento casi al final, estuviese recibiendo la gracia de una suprema y última despedida, el consuelo de la belleza revelada. Estaba sentada a la puerta de una casa, como no creo que haya habido alguna otra en el mundo, porque en ella vivió gente capaz de dormir con cerdos como si fuesen sus propios hijos, gente que tenía pena de irse de la vida sólo porque el mundo era bonito, gente, y ese fue mi abuelo Jerónimo, pastor y contador de historias que, al presentir que la muerte venia a buscarlo, se despidió de los árboles de su huerto uno a uno, abrazándolos y llorando porque sabía que no los volveria a ver.
                                             José Saramago



Después de leer estas letras, donde Saramago hace un claro homenaje a sus abuelos, solo nos quedaba disfrutar de este idílico lugar.







La ruta en Wikiloc



Y nada mas por hoy, pronto mucho mas.